Publicaciones etiquetadas con: Moneda

Química y corrupción

Si únicamente nos centramos en el dinero nos perderemos lo importante de la vida.

Cuando echamos un vistazo a la tabla periódica vemos rápidamente que existen dos tipos destacados de elementos: los metales y los no metales. Diariamente también hay dos tipos diferentes de personas: los ciudadanos dignos y los ciudadanos corruptos. Hagamos una serie de analogías: los metales serán los ciudadanos dignos y los no metales serán los ciudadanos corruptos. A su vez, el electrón representará el dinero.

 .

¿Podremos explicar la corrupción gracias a la química?

  .

Las uniones químicas entre los diferentes tipos de elementos permiten construir tres clases de enlaces: iónicos, covalentes y metálicos. El enlace iónico se produce entre metales y no metales, es decir, se trata de la relación existente entre ciudadanos dignos y ciudadanos corruptos. Se caracteriza porque el elemento no metálico, muy electronegativo, quiere adquirir electrones. ¿Cómo lo consigue? Quitando electrones a los elementos metálicos. En otras palabras, el ciudadano corrupto quiere conseguir mucho dinero y lo hace a costa de arrebatárselo a los ciudadanos dignos. ¡Qué vergüenza! El siguiente tipo es el enlace covalente. Tiene lugar entre elementos no metálicos y por lo tanto nos va a explicar la relación que mantienen los ciudadanos corruptos entre ellos. En este tipo de enlace, los electrones se comparten entre los elementos no metálicos. Los electrones se encuentran en ocasiones más cerca de uno de los átomos, otras veces más cerca del otro, bien sujetos siempre entre ambos. Tal y como está el dinero entre los ciudadanos corruptos: bien guardadito únicamente entre ellos. Finalmente tenemos el enlace metálico, es decir, el enlace que se produce entre ciudadanos dignos, la población en general. Se caracteriza porque los elementos metálicos ocupan un puesto definido y una nube de electrones se mueve entre ellos. Es exactamente igual a lo que les ocurre a los ciudadanos dignos: cada uno ocupa un puesto distinto y el dinero va rotando entre todos a costa de realizar un trabajo que le sirve a otro, pero nunca aprovechándose de los demás.
.
¿Qué tipo de enlaces formas tú? ¿Iónicos, covalentes o metálicos? Nuestro deber es luchar contra el enlace covalente de los ciudadanos corruptos, procurar no caer nunca en el enlace iónico y fomentar el enlace metálico, enlace que produce la unión entre ciudadanos dignos.

Publicado durante mi etapa como colaborador en “El Correo de Burgos” (El Mundo).

Esta es una historia imaginativa. En la realidad, todos los elementos químicos son necesarios. Y por supuesto, acuérdense de los gases nobles.

.
Anuncios
Categorías: 1. General, 6. Artículos | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

¿De qué están hechas las monedas?

Cada vez las manejamos menos. Sin embargo, prácticamente todos los días pasan por nuestros dedos. En las compras en efectivo, muchas veces las utilizamos para poder adquirir un producto. En otras ocasiones, las recibimos en mano para devolvernos el cambio. Sí, sí. Son ellas, las monedas. Todos los días con ellas pero… ¿sabemos de qué están hechas? Una pista: metales, metales y algún que otro elemento. Y, por lo tanto, aleaciones, mezclas homogéneas con propiedades metálicas de dos o más elementos, uno de los cuales, al menos, debe ser un metal.

Vamos a ir, como en la vida, de menos a más. Las monedas de 1, 2 y 5 céntimos están hechas de acero recubierto de cobre. El acero es una aleación de hierro con pequeños contenidos de carbono que otorga tenacidad a la moneda mientras que el cobre que lo recubre evita su corrosión, proporcionando ese color rojizo y el brillo característico. Subiendo un poco de peldaño nos encontramos con las monedas de 10, 20 y 50 céntimos, hechas de una aleación de cobre, aluminio, zinc y estaño. Finalmente, las de mayor valor. El círculo interior de las monedas de 1 € y la corona exterior de las de 2 €, de color plateado, están hechos del mismo material: se trata de una aleación de cobre y níquel. Por otra parte, el exterior de las monedas de 1 € y el interior de las de 2 € están hechos de una aleación de níquel-latón. A su vez, el latón es una aleación de cobre y zinc que otorga ese característico color dorado a estas partes de las monedas.

Hasta aquí la naturaleza química de las ocho monedas que componen la numismática del euro. Hace unos años, valían muchísimo. ¿Qué podemos hacer ahora con 2 € que antes hacíamos con trescientas treinta y tres pesetas? Por si no fuera poco, antes del verano ya corría la noticia de que costaba más fabricar las monedas de 1 y 2 céntimos que su valor real. Viendo el precio al que están los metales, en especial el cobre, más de un 400 % más caro que cuando empezó a circular el euro allá por el año 2002, se puede deducir que la posibilidad de que estas monedas desaparezcan físicamente existe. ¿Un nuevo redondeo está al llegar?

Categorías: 1. General, 2. "Quimicotidiano" | Etiquetas: , , , , , | 16 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: