Química y corrupción

Si únicamente nos centramos en el dinero nos perderemos lo importante de la vida.

Cuando echamos un vistazo a la tabla periódica vemos rápidamente que existen dos tipos destacados de elementos: los metales y los no metales. Diariamente también hay dos tipos diferentes de personas: los ciudadanos dignos y los ciudadanos corruptos. Hagamos una serie de analogías: los metales serán los ciudadanos dignos y los no metales serán los ciudadanos corruptos. A su vez, el electrón representará el dinero.

 .

¿Podremos explicar la corrupción gracias a la química?

  .

Las uniones químicas entre los diferentes tipos de elementos permiten construir tres clases de enlaces: iónicos, covalentes y metálicos. El enlace iónico se produce entre metales y no metales, es decir, se trata de la relación existente entre ciudadanos dignos y ciudadanos corruptos. Se caracteriza porque el elemento no metálico, muy electronegativo, quiere adquirir electrones. ¿Cómo lo consigue? Quitando electrones a los elementos metálicos. En otras palabras, el ciudadano corrupto quiere conseguir mucho dinero y lo hace a costa de arrebatárselo a los ciudadanos dignos. ¡Qué vergüenza! El siguiente tipo es el enlace covalente. Tiene lugar entre elementos no metálicos y por lo tanto nos va a explicar la relación que mantienen los ciudadanos corruptos entre ellos. En este tipo de enlace, los electrones se comparten entre los elementos no metálicos. Los electrones se encuentran en ocasiones más cerca de uno de los átomos, otras veces más cerca del otro, bien sujetos siempre entre ambos. Tal y como está el dinero entre los ciudadanos corruptos: bien guardadito únicamente entre ellos. Finalmente tenemos el enlace metálico, es decir, el enlace que se produce entre ciudadanos dignos, la población en general. Se caracteriza porque los elementos metálicos ocupan un puesto definido y una nube de electrones se mueve entre ellos. Es exactamente igual a lo que les ocurre a los ciudadanos dignos: cada uno ocupa un puesto distinto y el dinero va rotando entre todos a costa de realizar un trabajo que le sirve a otro, pero nunca aprovechándose de los demás.
.
¿Qué tipo de enlaces formas tú? ¿Iónicos, covalentes o metálicos? Nuestro deber es luchar contra el enlace covalente de los ciudadanos corruptos, procurar no caer nunca en el enlace iónico y fomentar el enlace metálico, enlace que produce la unión entre ciudadanos dignos.

Publicado durante mi etapa como colaborador en “El Correo de Burgos” (El Mundo).

Esta es una historia imaginativa. En la realidad, todos los elementos químicos son necesarios. Y por supuesto, acuérdense de los gases nobles.

.
Anuncios
Categorías: 1. General, 6. Artículos | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “Química y corrupción

  1. Melli Toral

    Magnífica entrada, me servirá para hacer una destreza de pensamiento “compara y contrasta” en la asignatura de Física y Química. Gracias

    • Jesús Garoz Ruiz

      ¡Hola!

      Fantástico, me alegro de que te sirva para tus asignaturas.

      Un saludo y gracias por pasarte,
      Jesús

Escribe aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: